¿No Soportas el Dolor en el Cuello? Aquí te Dejamos 4 Soluciones

Pocas cosas son tan incómodas como tener el cuello rígido. Cuando no podemos movernos libremente comenzamos apreciar lo fundamental que es en nuestra vida. El dolor de cuello, o el cuello rígido puede tener varias causas:

– Esguince o lesión muscular
– Tener una mala postura (sobre todo si trabajamos mucho tiempo encorvados ante la computadora)
– Dormir con una posición inadecuada para el cuello
– Tensión y estrés
– Movimientos bruscos del cuello por el ejercicio

El dolor de cuello y rigidez también puede presentarse como resultado de condiciones más graves, como la meningitis, o por tener hernias de disco. Debes prestarle atención al dolor en el cuello porque tu cuerpo está diciéndote que algo está pasando.

 Síntomas generales del cuello rígido

No es necesario ser un experto en medicina para detectar los síntomas inmediatos cuando presentamos dolor en el cuello y al mismo tiempo lo mantiene rígido o sin la posibilidad de moverse en libertad hacia ambos lados de la cabeza. Entre los que figuran los siguientes:

  • Tensión excesiva en los músculos del cuello que provoca un endurecimiento con dolor en la base del cuello.
  • Genera dolor de espalda porque te obliga a mantener una única posición, cosa que no se está acostumbrado a someter al cuerpo entero. Tener una afección física en el área del cuello genera problemas generales de manera que la espalda también se ve involucrada de manera drástica.
  • El mentón se ve afectado de forma definitiva porque la posición de presión hacia esta área es fuerte porque no se le permite la movilidad al antojo de mi voluntad.

Es necesario que te mantengas muy alerta a las cargas elevadas de estrés al cual sometes a tu organismo, esto puede desencadenar nódulos esta zona imprescindible que engrana la cabeza con el resto del cuerpo. Tener especial cuidado en lo que pensamos y almacenamos en nuestro cerebro además de estar al cuidado de cada movimiento hacia la zona del cuello evitará de forma efectiva cualquier tensión o presión en esta zona.

4 Soluciones que ayudan a mejorar el dolor en el cuello

Aquí te presentamos algunos remedios caseros para tener en cuenta la próxima vez que te duela el cuello:

  1. Masajes. Mezcla un poco de aceite de oliva con una gota aceite esencial de lavanda o romero, toma un poco de la mezcla con tus dedos y da un suave masaje por los músculos del cuello, esto puede ayudar a relajar los músculos y aliviar la rigidez.
  2. Aplica calor: Moja una toalla en agua caliente y aplica sobre la zona dolorida ten cuidado de regular la temperatura para no quemarte, también puedes ponerte una bolsita de semillas de esas que se calientan en el horno microondas.
  3. Aplica frío: El hielo puede ser útil si el dolor del cuello se debe a una lesión, reduce la inflamación y sirve alivia el dolor.
  4. Árnica: Es por excelencia el ingrediente de la naturaleza para aliviar golpes y heridas, también se puede emplear para aliviar el dolor muscular, hoy en día se le puede encontrar como ingrediente de cremas. Es milagrosa.

Aunque estos remedios puedan parecerte un tanto básicos, no dudes en su efecto. Confía en ellos aunque no percibas efectos en el corto plazo.

Add Comment