¡De locos! Se volvieron adictos al fitness y se convirtieron en MONSTRUOS

Los médicos nos recomiendan que hagamos actividad física, que practiquemos algún tipo de deporte y que nos conectemos con llevar adelante una vida saludable. Pero algunas personas se olvidan de ese principal objetivo y llevador por las ansias de competir, de destacarse en el mundo y de tener un cuerpo perfecto, abusan del deporte. Y además, no solo abusan del deporte, también de las sustancias que ingieren o se inyectan para desarrollar más masa muscular, por ejemplo. En estos días en que el fitness está de moda tenemos que conocer estos ejemplos, lo que estas personas le hicieron a sus cuerpos abusando del ejercicio y de los esteroides y del terrible resultados final.

 

Markus Ruhl fue una de las leyendas del fisicoculturismo. Comenzó con el deporte a los 18 años luego de sufrir una lesión de rodillas. Cinco años después se convirtió en todo un profesional, luego de entrenar seis días a la semana durante varias horas. Además, ingería una dieta nada saludable que incluía complementos muy extraños tales como insulina humana y la hormona de crecimiento HGH. El resultado es aterrador. El hombre tiene un pecho extremadamente grande y se le deformaron hasta las orejas.

Candice Armstrong desarrolló tanto los músculos de sus brazos que es evidente que estaba abusando de los esteroides. La ex camarera de Londres además, vio como poco a poco iba transformándose en un hombre. El cambio de género es uno de los efectos secundarios del abuso de los esteroides. La ex rubia desarrolló mucho su cuerpo y vio como le iba creciendo mucho vello corporal. Su clítoris se hinchó tanto que parecía un micropene. Lejos de abandonar esta práctica Candice decidió convertirse e un hombre y hasta se animó a participar en eventos en los que mostraba su fuerza arrastrando objetos extremadamente pesados. Su vida cambió para siempre solo por abusar de los esteroides.

Add Comment