10 Futbolistas que Vivieron en la Peor Pobreza y Hoy Son Millonarios

La FIFA es una de las grandes multinacionales del mundo y aunque sus máximos dirigentes hoy estén tras las rejas, sigue facturando sin cesar y manejando millones a cada minuto. Para los futbolistas, una carrera más o menos exitosas puede significar acceder, en poco tiempo, a una cantidad de dinero que nunca antes habían soñado. Algunos de los  jugadores con más talento en los pies, pasaron de la pobreza más extrema a ser millonarios en cuestión de unos pocos meses. Muchos se llevan bien con esta situación, otros derrochan dinero en lujos innecesarios, y otros quieren ocultarlo, para no ir contra los valores de su origen humilde. En esta lista conoceremos a futbolistas que pasaron muchas privaciones en su infancia y adolescencia, pero que hoy, son millonarios. Mira como los sueños de algunas personas pueden hacerse realidad. Inspírate en sus historias y vive la tuya con esperanza.

 

Juan Guillermo Cuadrado, uno de ls jugadores fundamentales de la selección colombiana, por ejemplo, pasó momentos muy difíciles con su familia debido a que los ingresos en su hogar no eran suficientes. Sus padres hacían maravillas para que sus hijos tuvieran un plato de comida, y muchas veces se fueron a la cama sin cenar por falta de recursos. Con sus primeros salarios como futbolista, la obsesión de Cuadrado era cumplir todos los deseos de sus familiares.

Otro integrante de la selección colombiana, Camilo Zúñiga nació en Chigodoró, un caluroso pueblo en Antioquia. El pueblo en sí mismo no presentaba muchas comodidades, por lo que el muchacho dedicaba varias horas de su día a jugar al fútbol, una de las pocas diversiones que podía encontrar por ahí. Así desarrolló la gran pasión que le permitió defender la selección de su país y proyectar una gran carrera internacional como futbolista.

El astro de la selección chilena, Alexis Sánchez, pasó muchas necesidades en su infancia, demasiadas. Tenía que jugar al fútbol en la calle, y lavaba autos e improvisaba shows con volteretas para ayudar a su familia. Guardó celosamente las propinas que le daban para comprar su primer par de zapatos de fútbol e ir a probar suerte en un equipo. Con el tiempo, Alexis creó una fundación para donar calzado a los niños que quieren jugar al fútbol, pero no tienen como calzarse.

Add Comment